aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

 BUSCAR

NUESTROS CIENTÍFICOS: Siento que he podido entregar al mundo esa voz de los pescadores que ha sido opacada. Su conocimiento ha sido siempre subestimado y considerado marginal. Ellos, con su memoria, nos cuentan estas historias de abundancia, añade la bióloga marina.

En diferentes costas de México se han roto las cadenas tróficas o cadenas alimenticias de fauna marina, con consecuencias negativas para los ecosistemas y para las poblaciones humanas. Esto ha sido efecto de proyectos de infraestructura y adopción de técnicas que han subestimado o ignorado las prácticas pesqueras tradicionales, que durante siglos habían permitido la extracción sustentable de peces y otros animales; por eso es importante, recuperar esas voces de pescadores al diseñar políticas públicas.

Así se expresa la bióloga marina mexicana Nadia Rubio Cisneros, investigadora asociada o Fellow  del Instituto Scripps de Oceanografía, de la Universidad de California en San Diego (UCSD), quien ha encabezado los primeros estudios en México en los cuales se combina la biología con la antropología y la historia para identificar zonas de pesca tradicionalmente ricas y que pueden recuperarse, después de haber sido sobreexplotadas.

“Siento que he podido entregar al mundo esa voz de los pescadores que ha sido opacada. Su conocimiento ha sido siempre subestimado y considerado marginal. Ellos, con su memoria, nos cuentan estas historias de abundancia. En estas historias se une el capital humano y el capital natural. Si los hubiéramos valorado a tiempo quizá todavía tendríamos a especies que han desaparecido como el Tiburón Sierra o los grandes Meros. Desafortunadamente, este conocimiento ha sido desperdiciado, al igual que ocurre con el campesino y su conocimiento sobre la tierra. Cuando se construye un dique o cuando se hace un hotel, no se les ha escuchado y ellos son los que saben que en esos lugares puede tener impacto negativo una acción. Nosotros hemos demostrado que la voz de los pescadores se debe considerar pues el gobierno no los escucha, sólo escucha a los ingenieros, y luego se les rompen los diques o se les inundan los hoteles”, dice la bióloga.

Rubio Cisneros es la primera autora del reciente estudio en el que científicos de diez instituciones de México y Estados Unidos documentan el impacto del turismo y la pesca en la fauna marina de la Isla Holbox, en Quintana Roo, con apoyo financiero de la Rufford Foundation, del Reino Unido, y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de México.

“Nosotros llevamos esa voz de los pescadores a un artículo científico que se publica en una de las revistas científicas más serias del mundo,  Marine Policy (Política Marina) y el haber llevado la voz de esos pescadores a esa revista de tanta influencia, es un legado que estamos dejando nosotros, los científicos, a partir del conocimiento de ellos, los pescadores”, agrega… Continuar lectura en http://www.cronica.com.mx/notas/2018/1104184.html

categorias