aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

 BUSCAR

11 de septiembre del 2020

 

Las organizaciones y pueblos integrantes de Agua para Todxs expresamos nuestra profunda preocupación por el conflicto en torno al agua en el Estado de Chihuahua, el cual ha cobrado vidas y pone en riesgo la estabilidad y soberanía del país. Esta situación deja ver las deficiencias de la actual Ley de Aguas Nacionales, la cual erige a la Conagua como una autoridad única que impone sus decisiones unilateralmente.

 

Desde el sexenio de Enrique Peña Nieto, Víctor Alcocer Yamanaka de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) –entonces Subdirector General Técnico de ese organismo y Presidente del Comité de Grandes Presas– permitió que se acumulara una deuda hídrica con Estados Unidos, la cual se garantiza en ciclos de cinco años. En vez de apoyar los procesos de construcción de consensos para las entregas, impulsó tratos particulares y desiguales con los distintos distritos de riego, aumentando con ello el conflicto social en la región.

 

A menos que se presenten lluvias sin precedentes en las próximas semanas, no habrá manera alguna de cumplir con las entregas establecidas en el Tratado de 1944. De ser así, el 24 octubre de 2020, México se encontrará en una situación de incumplimiento días antes de las elecciones presidenciales en el país vecino.  

 

Frente a este escenario, combinado con el hecho de que 40 millones de mexicanas y mexicanos enfrentan una pandemia sin acceso seguro al agua, se requiere de una Conagua capaz de convocarnos a administrar y defender conjuntamente el vital líquido del cual dependen nuestras vidas. Sin embargo, en Chihuahua, así como en otros estados del país, los directivos de la Conagua le dan la espalda a los pueblos indígenas, en este caso la comunidad rarámuri, niegan la existencia de los problema, echan la culpa a terceros; y provocan la utilización partidista del conflicto.

La Conagua seguirá desempeñando este papel hasta que se apruebe un marco legal que le exija a coordinarse con consejos ciudadanos ampliamente representativos. Desafortunadamente, la actitud que Conagua presenta ante el conflicto en Chihuahua es la misma que muestra frente al Congreso de la Unión: en alianza con el Partido Acción Nacional, la Barra Mexicana de Abogados, el Consejo Consultivo del Agua, el Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Nacional Agropecuario –es decir, de la mano de quienes concentran el 70% del volumen de agua concesionado en el país– busca engañar e intimidar a los Legisladores para bloquear la aprobación de una Ley General de Aguas que, en apego a la Constitución, priorice los derechos humanos y de los pueblos en la gestión del líquido vital.

 

Es imperativo que este año se apruebe la Ley General de Aguas, pendiente desde 2013, que siente la base para la participación ciudadana en la toma de decisiones gubernamental con el fin de lograr el acceso equitativo y sustentable al agua. Solo así podremos reemplazar el actual ejercicio arbitrario de la autoridad con procesos de planeación consensada en torno al bien común. 

 

En su momento, Juárez, Madero y Cárdenas unificaron al país frente a las presiones del vecino del norte. Por ello, las organizaciones y pueblos integrantes de Agua para Todxs:

 

  • Proponemos que se abra un diálogo amplio con fundamentos técnicos a través del Consejo de Cuenca del Río Bravo para explorar opciones sin permitir la militarización del conflicto, así como que se sienten las bases para evitar un diferendo con Estados Unidos para el 24 de octubre, como ha ocurrido en ciclos anteriores.

  • Pedimos que la Conagua reconozca los derechos del pueblo rarámuri, guardianes de las aguas en la cuenca alta de Chihuahua. Este pueblo, en conjjunto con representantes de otras comunidades, sufre la violación de sus derechos al agua. Es imperativo que  tengan voz y voto en los procesos de toma de decisión en el Consejo de Cuenca del Río Bravo.

 

 

 

  • Apoyamos el trabajo del Congreso de la Unión por cumplir con su obligación Constitucional de aprobar una Ley General de Aguas durante este periodo Legislativo, haciendo caso omiso de las presiones de la Conagua.

 

 

No cesaremos en nuestros esfuerzos por alcanzar el buen gobierno del agua, con la visión de una Conagua al lado de las comunidades y el medio ambiente. 

 

Coordinadora Nacional Agua para Todxs, Agua para la Vida

 

 

 

 

categorias