aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

Periódico La Jornada
Miércoles 4 de septiembre de 2019, p. 29
Altamira, Tamps., La sequía que se abate sobre el sur de Tamaulipas ya secó tres lagunas y 500 abrevaderos, mató a unas 200 cabezas de ganado y agotó los pozos de agua para consumo humano, informaron campesinos y agricultores, quienes advirtieron que están en riesgo de perder una cosecha de 30 mil hectáreas de soya.

Además, las fallas en el dique de la presa El Camalote han reducido el suministro para la agricultura y la ganadería, pero la Comisión Nacional del Agua (Conagua) se desentiende del problema, acusaron.

De las lagunas Toquilla, Las Olas y Las Pintas, que abastecían a cientos de familias, sólo quedan lechos agrietados y resecos. La situación se agrava porque la población en la zona no ha dejado de crecer.

Cada laguna mide unas 200 hectáreas y ahora están secas. Era agua dulce que se usaba hasta para regar los ranchos. Hay unas 500 represas secas en la zona rural, explicó José Luis Padrón Achavarría, del comisariado del ejido La Gloria, en la zona rural del sur de Tamaulipas.

La sequía nos está dejando sin rastro de vida. Aquí han reportado la muerte de unas 200 cabezas de ganado y tenemos el riesgo de perder 30 mil hectáreas de soya. Hay unos mil abrevaderos en Altamira, más de 50 por ciento de las cuales están secos y muchos tienen un nivel bajo, dijo.

En cuanto a las fallas en el dique de El Camalote, en los límites con Veracruz, cada segundo se fuga más líquido del que consumen los hogares y la industria, señalan reportes de ingeniería hidráulica en poder de la Conagua.

El organismo alega no tener recursos para la reparación de las fracturas detectadas debajo de la estructura de concreto, según información del personal de la dependencia que fue dado de baja por recorte de personal al comienzo de la actual administración.

En Zacatecas, el sector agropecuario sigue esperando que se regularicen las lluvias, pues las escasas precipitaciones de la semana pasada sólo han servido para que la tierra tenga humedad suficiente para sembrar avena forrajera en sustitución de frijol, maíz, trigo y cebada. Todavía no podemos cantar victoria. Hay riesgos para los campesinos que lograron sembrar, dijo Adolfo Bonilla Gómez, titular de la Secretaría del Campo.

El funcionario sostuvo que en el sector ganadero hay preocupación porque todavía no se capta suficiente agua en los abrevaderos y ya no será pleno el desarrollo de pastos en los agostaderos.

Bonilla Gómez ofreció una entrevista antes de viajar a la Ciudad de México a una reunión, el próximo sábado, de secretarios estatales del ramo con su par del gobierno federal para evaluar en qué condiciones se encuentran las 17 entidades de la República Mexicana con mayores problemas de sequía.

Fuente: https://www.jornada.com.mx/2019/09/04/estados/029n1est

categorias