aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

El estudio sobre Factores de Vulnerabilidad Socioambiental en la Cuenca del Atoyac reveló que niños y jóvenes perciben a los problemas ambientales ajenos a su entorno, pero al mismo tiempo avizoran un futuro catastrófico en el que no hay vuelta atrás, por lo que el científico Omar Arellano instó a revertir estas ideas.

En este contexto, informó que se gestiona un proyecto de divulgación de la ciencia en escuelas de educación básica de la entidad, a fin de “tratar de construir entre todos las formas de resolver” la problemática de daño al medio ambiente a la que la población se enfrenta actualmente.

Los coordinadores de este trabajo son el propio Arellano y otros especialistas: Regina Montero, Armando Solares, del Departamento de Matemáticas del CINVESTAV-IPN y Alf Coles, de la Escuela de Educación de la Universidad de Bristol, Inglaterra.

“Si se aprueba, esto se concretará en la transmisión de los resultados de las investigaciones a niñas, niños, padres, madres y docentes” de los planteles en los que se ha trabajado y en otros de la región, añadió.

Omar Arellano colabora con el Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local A.C y recientemente asistió al XVII informe de este para comentarlo. Allí, resaltó que dicho estudio sobre Factores de Vulnerabilidad, fue realizado por la científica Jessica Zamora y coordinado por él.

Dijo que se planteó la pregunta de cuáles son esos elementos, más allá de los fisiológicos o físicos y que se encontró que los problemas ambientales “son identificados fuera de nuestro entorno, por lo que ante esto no se puede actuar en consecuencia”.

Niños y jóvenes alcanzan a verlos pero no de manera cercana a ellos; de hecho, advierten que son ajenos a su ambiente, por lo que se debe revertir esa idea, acentuó.

También “se descubrió que cuando piensan en su futuro, dentro de 20 o 30 años, tienen la percepción de que va a ser catastrófico, que no hay vuelta atrás, y ese es un aspecto que quisiéramos que cambiara”.

Resaltó que la pretensión es que la niñez tenga esperanza de un futuro, que piense que las cosas son diferentes. “Afortunadamente en los talleres que hicimos en las diferentes escuelas hay quienes piensan y están seguros que se puede cambiar la situación, pero son la minoría”, por lo que se quiere fortalecer el pensamiento de encontrar una solución.

Omar Arellano es académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coordinador de la licenciatura en Ciencias de la Tierra y miembro de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, especialista en evaluación de riesgo ecológico y ecotoxicología acuática. Desde 2009 ha realizado trabajos en la cuenca Atoyac-Zahuapan sobre la evaluación de la calidad del río.

En el informe presentado, el Centro Fray Julián Garcés realza que coincide con las y los investigadores en que es indispensable el diseño de programas de protección que incluyan la continua vigilancia de comunidades para detectar efectos biológicos tempranos. Además de tomar medidas de protección al ambiente, necesarias para una vida sana y productiva de las y los habitantes, con agua y aire limpios.

Fuente: http://www.lajornadadeoriente.com.mx/tlaxcala/ninos-y-jovenes-tlaxcaltecas-avizoran-un-futuro-ambiental-catastrofico-revela-estudio/

categorias