aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

Varios estudiosos pronostican una crisis hídrica en México para 2040, especialmente del centro al norte del país, por la disminución nacional de agua renovable per cápita. A su vez, especialistas sobre el tema consultados por Proceso critican a la Comisión Nacional del Agua por la entrega indiscriminada de concesiones a firmas cerveceras, mineras y refresqueras. Las entrevistadas Elena Burns y GloriaTobón proponen crear la defensoría del recurso, y otorgarle facultades para sancionar a quien desperdicie o contamine el líquido, y destinar éste a actividades agrícolas y ambientales.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Al menos 354 personas y 657 empresas poseen concesiones hídricas superiores al millón de metros cúbicos (m3) de agua subterránea, muchas se localizan en zonas que enfrentan escasez del líquido, según el Registro Público de Derechos de Agua de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Compañías inmobiliarias, turísticas, hoteleras, mineras, energéticas, acereras, papeleras, agrícolas y alimenticias concentran para sus operaciones esos volúmenes vigentes por más de 1 mil 100 millones de m3, muchos de los cuales están en acuíferos sobreexplotados.

Los concesionarios individuales, por su parte, acumulan 449 millones de m3. Ambos tipos representan 3% del agua disponible anualmente en el país.

El colectivo Agua para Todos, integrado por académicos, organizaciones promotoras del derecho al líquido, consumidores y defensores del recurso, calcula que cada gran usuario tiene 3.5 concesiones.

Por ley, la Conagua debe entregar los volúmenes a quien los solicita primero. Al inicio el organismo otorgaba las concesiones por 50 años, pero recientemente redujo el periodo a 30.

Expertas consultadas por el reportero resaltan que ese sistema conlleva efectos negativos, pues, dicen, se aparta agua para destinos no prioritarios, fomenta la especulación y agudiza la extracción insostenible en zonas donde la escasez ya es un problema grave.

Para Elena Burns, directora del Centro para la Sustentabilidad Incalli Ixcahuicopa, de la Universidad Autónoma Metropolitana plantel Azcapotzalco, el origen del fenómeno estriba en que la Conagua no puede negar asignaciones.

“La gente vio que podía registrar tomas de agua y así apoderarse de una concesión. Todo se encaminó a mercados de agua, de intercambio de concesiones. Hay concentración en ciertas áreas geográficas”, explica Burns, coordinadora nacional de Agua para Todos.

De los 653 acuíferos nacionales, 105 están sobrexplotados, 32 presentan sedimentos salinos y agua salobre, mientras 18 sufren intrusión del mar, según las Estadísticas del agua en México 2018, elaboradas por la Conagua. De acuerdo con esos datos, docenas de concesiones se centran en acuíferos menguantes y suponen un riesgo para el aprovisionamiento del líquido en esas regiones.

En 2017 México tuvo agua renovable por 451 mil 585 millones de m3. La disponibilidad media del recurso cayó de 18 mil 35 m3 anuales por habitante, en 1950 a 3 mil 656 en el año citado, mientras personas físicas y morales acumulan millones de m3.

Gloria Tobón, presidenta de la Asociación de Usuarios del Agua de Saltillo, indica a Proceso que la Conagua sabe que las asignaciones implican una sustracción insostenible. “Hay personas que han hecho de esto un negocio. Obtienen concesiones y luego las rentan o las venden. Hay terrenos que valen poco y lo que vale es el agua. El problema es que (Conagua) sigue entregando (concesiones)”, denuncia la experta… Continuar lectura en https://www.proceso.com.mx/599617/millonarios-acaparan-el-agua-subterranea-del-pais

 

categorias