aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

Falla acueducto construido aquí por empresa de Slim

Gabriela Minjáres
El Diario | Domingo 26 Octubre 2014 | 23:23 hrs

La obra hidráulica más ambiciosa y costosa para abastecer de agua potable a Ciudad Juárez, el acueducto Conejos-Médanos, registra fallas en las líneas de conducción por lo que expertos recomiendan suspenderla de manera temporal o modificar la operación para evitar más fracturas y fugas del líquido.

Sin embargo, tanto la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) como la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), se resisten a aplicar las soluciones recomendadas por el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) en la obra construida y operada por una empresa del hombre más rico del mundo, Carlos Slim Helú.

Las fallas se han detectado en la tubería de policloruro de vinilo (PVC) que se instaló en un tramo de 3.7 kilómetros, localizado justo en las faldas de la Sierra de Juárez, al poniente de la ciudad, que construyeron de manera conjunta la JMAS y Carso Infraestructura y Construcción (CICSA).

Agrega que una alternativa es “operar el acueducto con presiones menores de la presión crítica para el fenómeno propagación rápida de grieta”, lo que se puede lograr creando pérdidas de carga artificiales que reduzcan la presión en las partes bajas.

La JMAS asegura que aún no han tomado una decisión definitiva porque mandaron a hacer un estudio molecular de la resina del PVC y analizan la posibilidad de reducir la presión para evitar futuros accidentes, pero se desconoce a cargo de quién, si del organismo operador del agua o de Carso, porque ambos disienten sobre la responsabilidad legal.

“Se tiene que cambiar (la tubería) o si con la revisión se detecta que el problema es en el PVC a la hora de la fabricación, que se puede usar pero hay que disminuir la presión en un 40 por ciento, se tomarán medidas técnicas”, expone Manuel Herrera Mercado, director Técnico de la JMAS.

La JCAS no respondió a la solicitud de entrevista para conocer el seguimiento que han dado a esta obra y en CICSA se informó que los directivos que tienen a su cargo la operación del acueducto Conejos-Médanos estaban muy ocupados para dar una entrevista, pero informaron que “no se tiene reportada falla alguna en el área de responsabilidad” del Grupo Carso.

El acueducto Conejos-Médanos es un complejo hidráulico que consiste en 23 pozos profundos que se localizan en San Jerónimo, interconectados por 47.7 kilómetros de tubería y un conducto de acero inoxidable de 25.3 kilómetros de largo y 1.06 de diámetro que llega hasta las orillas del Camino Real de Ciudad Juárez.

En la obra planeada desde la década de los 90, pero cuya construcción arrancó hasta 2007, inaugurada en 2009 y puesta en operación en 2010, se hizo una inversión superior a los mil 300 millones de pesos, de los que mil 83 fueron financiados por el Grupo Carso.

A cambio de la inversión, a Carso se le otorgó una concesión para la operación, mantenimiento y conservación del acueducto durante un plazo de 10 años, contados a partir del primer día en que la JMAS empezara a recibir en la red el agua que se extrae del acuífero del Bolsón de la Mesilla.

Durante este lapso, la JMAS tiene la obligación de liquidar a Carso la inversión realizada, por lo que desde el 27 de abril de 2010 empezó a pagar unos 10 millones de pesos mensuales, en promedio, por una dotación de casi 900 litros de agua por segundo, aunque el volumen varía de acuerdo con la época del año, porque anualmente se entrega un total 24 millones de metros cúbicos.

El agua que se recibe se utiliza para abastecer principalmente a unos 45 mil usuarios que se localizan en el poniente de la ciudad, donde por décadas se registraron problemas para dotar del líquido que llevaban mediante un complejo sistema de rebombeos que recorría unos 40 kilómetros para dar el servicio a los habitantes de una de las zonas más marginadas de Juárez.

Tubería defectuosa el origen de fallas: IMTA

Apenas un año después de que el acueducto Conejos-Médanos entró en operación, en junio de 2011, se empezaron a registrar fallas en diferentes puntos de la línea de conducción de PVC, de las cuales hasta julio de 2012 se tenían contabilizadas 19, cifra que se superó en 2013, documenta IMTA en la investigación realizada.

El estudio de las causas de las fallas de Conejos-Médanos, elaborado por Velitchko G. Tzatchkov y Víctor Hugo Alcocer Yamanaka, aparece publicado en el libro Congreso IMTA 2013, donde se expone que los problemas se han presentado en la línea que parte de los tanques de entrega, localizados en la parte alta del poniente, por el periférico Camino Real, a los tanques de almacenamiento.

En ese tramo, detalla el documento, se intercalaron dos tipos de tubería de las marcas JM Eagle y Diamond, ambas de Estados Unidos, pero todas las roturas se han presentado en el primer tipo –JM Eagle–.

Estudios realizados por la JMAS determinaron que la presión utilizada es la que corresponde para ese tipo de tubos, por lo que fueron llevados a un laboratorio del fabricante para que les practicaran otras pruebas que también superaron, por lo que personal del proveedor vino a hacer una revisión en campo y la única observación que hizo fue que las cajas de las válvulas de aire carecían de ventilación adecuada, lo que se corrigió.

Por lo que IMTA se concentró en investigar si las fallas tenían otro origen, como una sobrepresión y se determinó que no era esa la causa, así como tampoco lo era la operación del acueducto.

También  se revisó si hubo errores en el proyecto ejecutivo, si la obra no fue realizada de acuerdo con el proyecto ejecutivo, si hubo errores u omisiones en la construcción o insuficiente supervisión de la construcción y se determinó que lo encontrado no es fundamental en las fallas ocurridas y que tampoco existe evidencia de que hubiera sido mal instalada la tubería.

Lo que detectaron es que las fallas aparecen concretamente en los tubos, presuntamente por defectos en el material, por lo que recomendaron realizar pruebas con laboratorios especializados nacionales o extranjeros, y a su vez pidieron que se busque asesoría de expertos en fallas en materiales plásticos.

IMTA contactó y cotizó el servicio con cuatro laboratorios, de los cuales uno está en México, otro en Estados Unidos, uno más en Canadá y otro en Inglaterra, pero se desconoce si la JMAS acudió con alguno de ellos para conocer en definitiva el origen de las fallas.

El director Técnico de la JMAS, Manuel Herrera, asegura que el material utilizado para la construcción de la línea de conducción en ese tramo de Conejos-Médanos fue el que se requería y la calidad no se regateó por costos, además de que se cumplieron todas las especificaciones técnicas.

“Nunca se ha escatimado en materiales, no quiero decir que en el pasado se instaló eso y aquello, porque quizá era lo que había en el mercado, pero ahorita puedo decir que lo que se está utilizando es lo mejor de lo mejor en México, Estados Unidos y Canadá”, afirma.

Sin embargo, de acuerdo con ex funcionarios de primer nivel de la JMAS que pidieron la reserva de su identidad, durante la construcción de la obra se detectó que se habían adquirido materiales como válvulas de expulsión que no eran de las marcas recomendadas y la supervisión de la JCAS fue deficiente.

“Hubo muchos problemas, muchos disgustos, porque en la Junta de Agua impugnábamos muchas cosas porque el problema venía desde el equipo de los pozos, pero hubo cosas con las que ya no podíamos porque a veces las diferencias llegaron a tal grado que les dijimos –a Carso y a la JCAS– que era su responsabilidad y ellos sabían lo que hacían”, dice una de las fuentes consultadas.

Por ello, hasta octubre de 2012 la JMAS no había recibido de manera oficial la obra a CICSA, porque para entonces ya se habían presentado más de una docena de rupturas en la tubería, las que ocasionaron daños a las viviendas cercanas y vialidades por donde pasa la línea.

Esto se encuentra plenamente documentado en archivos periodísticos, donde la ex presidenta de la JMAS, Nora Yu Hernández aseguraba que las fugas eran responsabilidad de los constructores, de CICSA y que por ello no habían recibido oficialmente la obra.

Nora Yu declinó hacer comentarios al respecto, lo mismo que Ernesto Mendoza Víveros, quien presidió la paraestatal cuando se construyó y se puso en operación.

Manuel Herrara asegura que aunque el acueducto ya fue recibido por la Junta de Agua, con lo que se avalan los trabajos realizados conforme a lo planeado, el tramo donde se han presentado las fallas se encuentra bajo disputa legal, porque CICSA considera que no es su responsabilidad aunque los construyó junto con la JMAS, sino hasta donde se encuentran los tanques de entrega.

“Es una cosa legal en la que andan los abogados por la interpretación del contrato, ellos (CICSA) dicen que no, que le dieron el acta, pero en eso están”, dice.

Viven vecinos con miedo

En tanto se deslindan responsabilidades y se definen las medidas a seguir en este caso, los vecinos de la zona en la que se han registrado las fugas aseguran vivir en la incertidumbre y con miedo de que las tuberías vuelvan a romperse y el agua arrase de nuevo con sus casas y pertenencias.

“Ya no es lo mismo, en la noche nos da mucho miedo porque pensamos que en cualquier momento esto se va a volver a reventar, nomás oímos un zumbido y nos levantamos bien asustados”, asegura María Teresa Vázquez Torres, una de las damnificadas por una fuga registrada en marzo de 2012.

La familia recuerda que en una de las fugas registrada en 2012 se escuchó un fuerte estruendo que fue seguido de un gran caudal de agua que inundó sus casas, los obligó a salir en busca de auxilio y guarecerse en las lomas cercanas.

Comentan que la fuerza del caudal ha sido tal que sus casas han quedado repletas de lodo, la calle fracturada y los vehículos estacionados han sido arrastrados por el agua.

Y es que aun cuando a los vecinos que resultaron mayormente afectados por las fugas les restituyeron los daños ocasionados en su patrimonio, aseguran que constantemente hay fugas de agua en la zona y hasta se han quedado sin el suministro durante 15 días, por las obras de reparación que constantemente llevan a cabo.

Además, los habitantes de la calle General Treviño, en la colonia Plutarco Elías Calles, cuentan que las paredes de sus casas se han venido cuarteando por la constante humedad y el pavimento que repararon se ha ido asentando.

“Ya no estamos a gusto y menos porque vemos que a cada rato hay fugas, a lo mejor no iguales que las que han acabado con nuestras cosas, pero tenemos miedo”, agrega Angélica Vázquez, hermana de María Teresa, quien también vive en la misma zona.

Si bien los vecinos no saben a ciencia cierta las causas de las fugas de agua, la mayoría menciona que son a consecuencia de la operación del acueducto Conejos-Médanos, una obra con la que esperaban se solucionaran sus problemas de abasto de agua potable, pero que al final se ha convertido en una pesadilla. (Gabriela Minjáres/El Diario)

gabrielam@redaccion.diario.com.mx

http://diario.mx/Local/2014-10-26_3574de3c/falla-acueducto-construido-aqui-por-empresa-de-slim

 

acueducto

categorias