aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

 BUSCAR

CURSO DE CAPACITACIÓN PARA

LA DEFENSA Y GESTIÓN

COMUNITARIA

DEL AGUA

(LA ESCUELITA DEL AGUA)

INTRODUCCIÓN

La reforma al Artículo Cuarto Constitucional del 8 de febrero del 2012, en su

párrafo sexto, reconoce a la ciudadanía como parte importante de los actores

responsables de hacer realidad el Derecho Humano al Agua de calidad en nuestro

país. Esto representó un reconocimiento explícito de la gestión ciudadana que,

desde hace muchos años, se viene realizando en México a través de los sistemas

comunitarios regidos por usos y costumbres, los cuales han jugado un importante

papel en la defensa del agua y el territorio por oponerse a megaproyectos que

destruyen las cuencas y los acuíferos. Precisamente por lo anterior, la real

intención del Estado Mexicano —que también pretende municipalizar-privatizar a

los sistemas comunitarios— ha provocado que la gran mayoría de ellos estén bajo

acoso gubernamental, sobre todo a nivel municipal.

Es necesario reconocer que la gestión comunitaria del agua presenta hoy

en día diferentes niveles de profesionalización y que un buen número de los

sistemas comunitarios dejan mucho que desear. El problema radica en que, la

mayoría de las veces, mediante asamblea general, llegan a los puestos directivos

de estos sistemas personas que aunque bienintencionadas y con ganas de

trabajar para sacar adelante la prestación del servicio de autoabasto, no cuentan

con la experiencia técnico-administrativa para realizar una buena gestión; además

de que carecen de los conocimientos jurídicos y políticos para llevar a cabo una

defensa más efectiva del agua y el territorio. La falta de profesionalización

administrativa ha servido de pretexto para que el gobierno mexicano, en sus tres

2

niveles, los declara “incompetentes”, “elefantes blancos” “irresponsables” “malos

administradores”… etc., y por eso mismo proclama como necesaria su

municipalización, sin importar que su infraestructura (redes, pozos, oficinas, etc…)

pase a manos del municipio como un vulgar despojo.

Tales circunstancias vuelven indispensable capacitar y organizar a los

sistemas comunitarios de agua regidos por usos y costumbres, todo dentro de un

marco de cooperación e intercambio de experiencias y sabidurías para que, en

primer lugar, lleven a cabo una eficiente administración y sigan prestando el

servicio de auto abasto de agua con el fin de hacer realidad el Derecho Humano al

Agua y Saneamiento. En segundo lugar, tengan argumentos sólidos basados en la

eficiencia administrativa para combatir las intenciones del gobierno de

municipalizar-privatizar el servicio de agua, además de ganar legitimidad entre la

población. En tercer lugar, exista el conocimiento jurídico y político para defender

eficazmente el agua y el territorio, siempre basados en el Derecho y la Razón;

además de reivindicar los derechos de la Madre Tierra y concebir al agua como un

bien natural comunal no susceptible de privatización y/o mercantilización. En

cuarto y último lugar, lograr la integración de los sistemas comunitarios de agua y

saneamiento en redes regionales para que puedan tener los argumentos, la fuerza

y la capacidad de defender sus derechos de manera colectiva y, de este modo,

revertir los procesos de apropiación capitalista del agua que hoy pretenden

imponer quienes gobiernan México.

 

categorias