aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Pese a que el sureste concentra el 67 por ciento de la reserva del agua dulce renovable de México, de los cuatro estados que lo integran es Quintana Roo el que cobra las tarifas más altas por consumo.

En la entidad el aumento en el costo del servicio ha sido paulatino en los últimos 14 años, al cobrarse 300 por ciento más caro, 45 veces más por alcantarillado y 6.5 veces más elevado por saneamiento ambiental.

En Quintana Roo las facturas mínimas por suministro doméstico son de 190.60 pesos mensuales y permiten disponer de hasta 10 mil litros del líquido, mientras en otros lugares el precio por el mismo servicio es mucho menor, como ocurre en Campeche que es de 106.15 pesos, en Mérida 87 pesos y en Villahermosa 22.79 pesos.

De acuerdo a los cuadros tarifarios de los servicios de agua potable de las cuatro entidades, el costo por alcantarillado es de 45.57 pesos en la entidad, Campeche no tiene, en la Ciudad blanca es de 29 pesos y en la capital de Tabasco de 5.29 pesos. Quintana Roo es la única que tiene establecido el derecho de saneamiento.

De acuerdo al Sistema de Información de Tarifas de Agua Potable del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en el estado se triplicó el costo de agua potable en los últimos 14 años, al pasar de 40.24 a 130.19 pesos entre 2006 y 2018. Los incrementos en los derechos por alcantarillado y saneamiento representan el valor mismo de los costos debido a que no existían. Por alcantarillado se pagan 45 pesos y por saneamiento 6.5 pesos.

El análisis por ciudades demuestra que Cancún, hasta el año pasado, tenía el costo más caro del agua potable por encima de cinco destinos de playa en México: La Paz, Baja California (145.85 pesos); Puerto Vallarta, Jalisco (94.38); Mazatlán, Sinaloa (87.68 pesos), Acapulco (81.15) y Zihuatanejo, Guerrero (45.44).

Respecto al cobro por suministro en el sector servicios mediante organismos concesionados, en Quintana Roo se cobra una cuota mínima de 117.69 pesos, que presenta un costo más alto que en Saltillo (110 pesos) y Puebla (41.43 pesos). Pese a que en Veracruz la tarifa base es menor (158.05 pesos), se incluyen cinco mil litros adicionales de agua.

Las ciudades que venden el agua potable más cara del país son Celaya, Guanajuato (219 pesos); Naucalpan, Estado de México (213.62); Guanajuato (200.42), Salamanca (196.68), Guanajuato; Ciudad Juárez, Chihuahua (164.72); Aguascalientes (164.72) y después Cancún, de acuerdo a información de 2018.

En contraste, las más baratas son Villahermosa, Tabasco (22.79); Oaxaca (23.10); Zihuatanejo, Guerrero (45.44); Lázaro Cárdenas, Michoacán (52.68); Monterrey, Nuevo León (53.93); Puebla (60) y Mérida, Yucatán (87).

Lo anterior, mientras que el sureste mexicano tiene una reserva de agua dulce renovable de 446 mil 777 millones de metros cúbicos, que representa una disponibilidad estimada de 6 mil 790 metros cúbicos anuales por persona. Dicha cantidad de agua equivaldría a cubrir todo el territorio nacional con una capa de 23 centímetros de ancho del líquido.

Fuente: reforma

categorias