aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

En las comunidades aledañas al Atoyac –el tercer río más contaminado del país–, los niños nacen con daños genotóxicos, revela una investigación del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM. La contaminación industrial, detrás de los altos índices de cáncer infantil.

Tepetitla de Lardizábal, Tlaxcala. Con ese dinero que trae en el bolsillo, cómprele el juguete que más desea y luego despídase de él. Ésas fueron las palabras más crueles que don Norberto Rojas escuchó de la doctora que recibía a su pequeño en el Instituto Nacional de Pediátrico, pues no todos los niños sobreviven a los estudios y el tratamiento contra el cáncer.

La mirada de don Norberto se pierde al recordar los años en los que por poco pierde a su hijo; su voz se quiebra y ya no alcanza a contener las lágrimas al rememorar aquella ardua batalla para arrancarle a la muerte la posibilidad de quedarse con su pequeño. Retoma el aliento y con la fuerza que adquirió durante 15 años expresa: “En octubre del año 2000, uno de mis hijos enfermó con púrpura trombocitopénica idiopática”.

 

Seguir lectura en https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/07/29/corredor-industrial-tlaxcala-puebla-los-ninos-del-cancer/

categorias