aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

 

por Redacción AN octubre 22, 2018 2:58 pm

«Lo que sufrimos en estos días es producto de un modelo no sustentable de manejo del agua en la Ciudad de México», escribe Pedro Moctezuma Barragán.

Por Pedro Moctezuma Barragán*

Conforme sentimos los efectos del corte de agua decretado por SACMEX Y CONAGUA para el Valle de México, más nos preocupas conocer ¿de dónde viene la crisis del agua? Y, lo más
importante, ¿cómo solucionarla?

Lo que sufrimos en estos días es producto de un modelo no sustentable de manejo del agua en la Ciudad de México, basado en la importación de agua de lejos o en la extracción profunda (ambas muy costosas en energía), para luego desecharla sin tratamiento ni reúso. Es necesario superar el modo de gestión basado en la extracción-desecho del vital líquido para lograr la gestión de ciclos del agua dentro de la cuenca, desde una coadministración ciudadana.

La gestión integral de la Cuenca de México permitiría superar la dependencia en los trasvases y la sobreexplotación de los acuíferos y priorizar los requerimientos del agua para los ecosistemas y para sus habitantes.

En el diseño de la política de acceso al agua en la Ciudad de México debe existir un enfoque congruente con el derecho humano al agua, que permita garantizar la equidad en el acceso al líquido y en la calidad de éste, de acuerdo al Artículo 4º constitucional y a las obligaciones internacionales de México como firmante del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
(PIDESC).

Para evitar los cortes de agua que castigan a la ciudadanía, se requiere ejecutar principalmente obras de beneficio social y ambiental, basadas en planes consensados con criterios de equidad y sustentabilidad.

Es necesario, garantizar un acceso equitativo al agua entre las delegaciones políticas, que supere la marcada inequidad entre ellas, así como entre zonas residenciales de lujo y barrios y colonias marginadas es mucho mayor.

Una estrategia de reducción del consumo suntuario ahorraría 4.1 m3/s. Esta disminución sería posible mediante baños y regaderas ahorradoras; baños secos en viviendas unifamiliares, y por vacío en unidades habitacionales; tratamiento y reciclaje de las aguas al interior de inmuebles.

Si planteamos ofrecer a cada habitante de la ciudad una dotación de 120 litros diarios, harían falta 12.5 m 3 /s para satisfacer a una población de 9 millones de habitantes en la Ciudad de México. ¿De dónde se podría obtener esta agua? Proponemos lo siguientes estrategias:

En primer lugar, lograr el aprovechamiento de aguas pluviales (lagos, cisternas, recarga). La captación de agua de lluvia en cuerpos de agua nos daría reservorios, para almacenar hasta 301.5 millones de m 3 de agua anuales.

Es posible habilitar lagos y presas para captar hasta 301.5 millones de metros cúbicos al año de aguas pluviales (11.9 m 3 /s).

Destacan el Lago Tláhuac Xico, proyecto aprobado por el Consejo de Cuenca del Valle México, que tiene capacidad de 66 millones de m 3 , manejando 113 millones de m 3 al año (3.6 m 3 /s) y el Lago San Gregorio con capacidad para 3.9 m 3 /s. Se propone la conversión de lagunas someras de regulación en reservorios de mayor profundidad, entre ellos 2 conviene citar a San Lorenzo Tezonco, Ciénega Chica y Grande, Miramontes, Colector Churubusco y Gran Canal, entre otros.

En una iniciativa de cuenca, sería posible manejar la laguna de regulación de Casa Colorada, obteniendo 2.3 m 3 /s. Otras propuestas sería potabilizar el agua de alguna de las presas siguientes: Madín, Concepción o Guadalupe con la posibilidad de contar con hasta 4.6 m 3 /s. Cabe señalar que existen otras fuentes, como el Río Magdalena que cuenta con 1 m 3 /s y diversos manantiales que aportan actualmente 0.8 m 3 /s. Asimismo, en general, las presas gavión y hoyas de agua en cuenca alta y media podrían infiltrar más de 36 millones de m 3 .

En segundo lugar, hay que tratar las aguas residuales dentro de la Cuenca. Hace falta separar las aguas pluviales y las aguas residuales para aprovechar las primeras mediante un sistema de drenaje específico para el agua de lluvia. Es importante que el agua potable sea dirigida al uso personal doméstico, mientras que usos agrícolas o industriales puedan nutrirse de aguas residuales tratadas.

Para conseguir la soberanía alimentaria y la restauración de ecosistemas vitales se requiere aumentar el tratamiento y reúso local de aguas residuales que sustituyan el gasto de agua potable en usos no prioritarios.

La Cuenca de México actualmente exporta 32 m 3 por segundo de aguas residuales, mezcladas con 20 m 3 por segundo de agua de lluvia que es expulsada mediante la misma red. A causa del cambio climático han crecido los volúmenes de lluvia por episodio, con precipitaciones extremas. Son necesarios sistemas cerrados de flujo constante, separados de la captación de picos de lluvia que pueden ser canalizados y almacenados independientemente.

Por otro lado, se requiere reducir las fugas de alrededor de 11 m 3 /s y eliminar la sobreexplotación de los acuíferos que provocan la grave subsidencia del suelo que ocasiona agrietamientos en nuestros hogares, así como quiebres continuos de la red y la infraestructura. Se propone una meta de reducción del 30% en las fugas mediante el cambio a tuberías flexibles.

Hoy, estamos ante la tentación de seguir reproduciendo el modelo fallido de traer agua de lejos con enormes costos, en lugar de aprovechar la que tenemos en la cuenca.

Mancera buscó endeudar a la ciudad con un préstamo del Banco de México para extender la dependencia del Cutzamala, contratando más obras. Es tiempo de evitar caer en los mismos socavones.

Para evitar nuevos cortes, y que la crisis del agua se instale en nuestras vidas con todas sus penurias, es necesario cantarle un réquiem a las viejas prácticas e instituciones nacidas en el salinismo y con el aliento de los cambios por venir, crear una nueva institucionalidad del agua en México, que cumpla con claras tareas de equidad y sustentabilidad, cuya pertinencia humana, técnica y científica está clara.

* Coordinador del Programa de Sustentabilidad de la UAM, integrante de la Coordinadora Nacional Agua para Tod@s, Agua para la Vida y autor de la Agenda Ambiental UNAM 2018

 

Fuente origen: https://m.aristeguinoticias.com/2210/mexico/como-no-tener-mas-cortes-de-agua-articulo/

categorias