aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

Movilización ciudadana contra el Proyecto Monterrey VI

Rueda de Prensa :

Se llevará a cabo el jueves 16 de Octubre, a las 15:00 hrs. en IOS Offices, Edificio «D», 5o. piso.

 

BOLETÍN DE PRENSA

DECLARACIÓN DE RECHAZO AL PROYECTO MONTERREY VI

OCTUBRE 14, 2014

 

Los grupos de ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil firmantes, que han venido denunciando por diversos medios los graves daños que causaría la realización del proyecto Monterrey VI, desean dejar constancia con toda claridad de las razones por las que dicho proyecto debe cancelarse, que son las siguientes:

 

  1. Porque es un crimen ecológico que causará serios daños tanto a la cuenca del Río Pánuco como a la nuestra del Río San Juan.
  2. Porque actualmente y en un futuro razonable no se requerirán fuentes adicionales de agua para satisfacer las necesidades de agua potable de los nuevoleoneses.
  3. Porque  para cuando lleguen a requerirse fuentes de abastecimiento adicionales a las actuales, existen alternativas mejores, más económicas y más ecológicas que traer agua del Río Pánuco.
  4. Porque cuando se llegue a requerir, una obra de infraestructura de esta naturaleza debe ser pagada en su gran mayoría por el gobierno federal y no por el de Nuevo León.
  5. Porque de acuerdo a la Constitución Mexicana, el estado no debe asumir obligaciones o cargas financieras de esta naturaleza sin aprobación expresa del congreso y en este caso dicha aprobación no se dio.
  6. Porque proyectos de esta trascendencia deben consultarse ampliamente con la comunidad y estar sujetos a la más completa transparencia, y Monterrey VI está envuelto en opacidad, falsedades e inconsistencias.

                           

En el documento anexo se exponen con amplitud los argumentos y datos que apoyan cada una de estas proposiciones.

 

Por lo anterior, demandamos que se suspenda de inmediato toda obra, trámite o gestión relativos a la ejecución del Proyecto Monterrey VI, y que en su lugar se dé inicio a una amplia deliberación colectiva para definir, como comunidad, las medidas que deben adoptarse para el óptimo manejo de las aguas de nuestra cuenca, necesarias para asegurar el bienestar sustentable de los nuevoleoneses.

 

Para tal efecto, promoveremos las acciones legales que procedan y convocaremos la intervención de expertos y organismos internacionales especializados en asuntos del medio ambiente y de derecho constitucional. Convocamos así mismo a la comunidad en general para que aporte sus conocimientos, opiniones y apoyo para la construcción de un mejor futuro.

 

Movimiento de Activación Ciudadana A.C., El Narval., Ánima Urbis A.C. Academia Nacional de Arquitectura A.C. Colegio de Abogados de Nuevo León A.C., Mundo Sustentable A.C., Reforestación Extrema A.C., Vertebra, Evolución Mexicana,

ANEXO DE SOPORTE

 

En este documento se amplían  argumentos y razones que respaldan la postura de la sociedad civil, representada por distintas organizaciones y ciudadanos, en oposición a la realización del Proyecto Monterrey VI.

 

Argumento 1:

 

Desde hace mucho tiempo los estudios sobre conservación y sustentabilidad han encontrado que es dañino y peligroso trasportar arbitrariamente elementos de un ecosistema a otro. Cada cuenca mayor es un ecosistema equilibrado y cada ecosistema contiene un sinnúmero de elementos que interactúan unos con otros para producir ese equilibrio complejo.

 

En el Pánuco se da el efecto conocido como “cuña salina” que consiste en que en las épocas de bajo caudal, durante las mareas altas entra agua de mar por el cauce tierra adentro, produciendo un delicado ecosistema resultante de la combinación de agua salada y dulce. La extracción de agua del Pánuco o su afluente el Tampaón, hará que baje el nivel y se extienda la cuña salina, llegando a zonas que no están naturalmente adaptadas a ella.

 

En el caso de Monterrey VI, el uso de agua del Río Pánuco para Monterrey introduciría en el ecosistema de la cuenca del Río San Juan elementos que le son ajenos y no tienen contrapesos. Este sería el caso de microorganismos que en la cuenca del Pánuco son parte del equilibrio ecológico pero que en Nuevo León producirían un desequilibrio peligroso.

 

Además de los elementos naturales, el agua del Pánuco traería contaminantes de residuos industriales de aquélla cuenca que no existen en la nuestra y que vendrían a contaminar el sistema de aguas de Nuevo León.

 

La concesión otorgada por la CONAGUA a Nuevo León es para extraer 15 metros cúbicos de agua por segundo. El proyecto Monterrey VI tendrá una capacidad de 5 metros cúbicos por segundo. Sin embargo, las estadísticas de disponibilidad de agua en el Río Tampaón, afluente del Pánuco, en donde se pretende establecer la obra de toma para Monterrey VI, indican que durante los meses de sequía el agua disponible no será suficiente ni siquiera para abastecer los usos domésticos, agrícolas e industriales locales, por lo que no se podrá extraer agua para el acueducto. Y en contraste, en los meses de lluvias, cuando sí se podrá extraer agua del Pánuco, es cuando Nuevo León tiene sus presas llenas y traer agua de allá se traducirá en tener que desfogar agua de las presas de Nuevo León hacia los distritos de riego de Tamaulipas.

 

En suma, desde un punto de vista ecológico y de sustentabilidad, el proyecto Monterrey VI es inviable.

 

 

Argumento 2:

 

Según los datos de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), se tiene disponibilidad de 12.5 metros cúbicos de agua por segundo[1]  y una demanda real de 11.75 metros cúbicos por segundo, o sea que hay una capacidad no usada de .75 metros cúbicos por segundo.

 

Sin embargo, en el informe de cuenta pública del ejercicio de 2013[2],  se da cuenta de que el consumo real del año es el equivalente a 8.28 metros cúbicos por segundo (261,302,496 metros cúbicos en total) y si a esto le agregamos el agua no contabilizada, que se ha dicho que es 28%, el consumo total resulta de 11.5 metros cúbicos por segundo, por lo que hay una disponibilidad real no usada de 1 metro cúbico por segundo.

 

De acuerdo a SADM el consumo de agua aumenta 250 litros (.25 metros cúbicos) por segundo por año. Sin embargo, los datos históricos desmienten esa afirmación.  Según los informes disponibles[3], el consumo en 2003 fue de 10.416 metros cúbicos por segundo, y al segundo trimestre de 2013 fue de 11.5 metros cúbicos por segundo, lo que significa que el consumo aumentó 0.11 metros cúbicos (110 litros) por segundo  por año.

 

Considerando sólo lo anterior, un metro cúbico disponible y 110 litros por segundo de crecimiento de la demanda anual,  la disponibilidad actual basta para los próximos 9 años sin hacer nada en cuanto a eficiencia o mejora del sistema.

 

Ahora bien, hay ejemplos de cómo se pueden reducir las pérdidas por agua no contabilizada, que como ya se dijo, en Nuevo León es de 28%. Un ejemplo claro es la ciudad de Guanajuato que redujo el porcentaje de pérdidas de 29.8% en 1989 a 10.7% en 2004[4] . En la zona metropolitana de Monterrey, cada 1% de reducción en este índice representa 115 litros por segundo, lo que basta para atender el crecimiento de un año.

 

Adicionalmente hay que considerar lo que se puede hacer en campañas para el uso más racional del agua[5] y lo que se puede hacer para cultivar la cuenca y mejorar la captación local. Desde el año 2000 estaba ya elaborado el llamado “Sistema Integral de Manejo de Aguas Pluviales” o “SIMAP”, integrado por presas rompe-picos adicionales, numerosas pequeñas represas, áreas  y pozos de absorción que mejorarían substancialmente la infiltración de agua y la capacidad de los mantos acuíferos locales, además de prevenir los daños que actualmente causan las avenidas cuando llueve.

 

Se debe tomar en cuenta también que el crecimiento de la población en la zona metropolitana tiene a estabilizarse, por lo que es un error proyectar hacia el futuro el mismo crecimiento que se dio en el pasado.

 

Sumando todos los factores anteriores, se puede afirmar con confianza que tenemos agua para treinta o cuarenta años más, antes de requerir fuentes adicionales de abastecimiento.

 

Argumento 3:

 

Si se llegan a necesitar nuevas fuentes de abastecimiento, hay opciones mejores que la del Río Pánuco dentro de nuestra propia cuenca. La más obvia es la construcción de un segundo acueducto de la presa El Cuchillo con capacidad de hasta 5 metros cúbicos por segundo.

 

Revisando la historia encontraremos que la presa El Cuchillo fue planeada para abastecer hasta 10 metros cúbicos por segundo, de los cuales se tiene capacidad para usar sólo 5. Desde su construcción en 1993 se afirmó que llegado el momento se debería construir un segundo acueducto de igual capacidad. La inversión necesaria para ello sería una cuarta parte de la que requiere el proyecto Monterrey VI.

 

Pero aparte de un segundo acueducto del cuchillo, existen varias otras alternativas más baratas que traer agua del Pánuco, entre otras, un acueducto de la presa Falcón, la Presa Las Blancas, y un acueducto asociado a varias presas menores en el sur de Nuevo León, todas ellas con costos menores al de Monterrey VI.

 

 

Argumento 4:

 

El 1 de Octubre de 2013, se celebró un convenio entre la CONAGUA, el gobierno del estado y Agua y Drenaje de Monterrey, IPD, para la realización de Monterrey VI (Publicado en el Diario oficial del 11 de Junio de 2014).

 

En ese convenio se pactó (Cláusula Quinta) que las siguientes obras “se realizarán con recursos que solicitará «LA ENTIDAD FEDERATIVA» a través de «LA I.P.D.» con el apoyo de «LA COMISIÓN», ante el Fondo Nacional de Infraestructura

(FONADIN), como apoyo no recuperable” (énfasis añadido):

 

1.3 Obra de captación en el Río Pánuco

1.4 Construcción de línea de conducción río Pánuco-Cerro Prieto en un diámetro de 84 pulgadas (390 Kilómetros)

1.5 6 Plantas de bombeo con un gasto medio de 5 metros cúbicos por segundo cada una

 

Estas obras representan aproximadamente el 95% del valor del proyecto.

 

El presidente Peña Nieto se ufanó en una de sus visitas a Monterrey de que la Federación haría suyo este proyecto como parte del programa nacional de infraestructura.[6]

 

Ahora se nos dice que el FONADIN va a aportar 3,078 millones de pesos, lo que equivale apenas a un 18.7% del valor del proyecto [7]. ¿Qué explicación hay para esto?

 

Proyectos equivalentes en otras partes de la república se hacen enteramente con recursos federales. En este caso es más evidente la naturaleza federal de la inversión por tratarse de aguas federales que tendrán que cruzar por cuatro estados diferentes.

 

Buenos ejemplos de cómo el gobierno federal se hace cargo de la mayor parte de la inversión en los grandes proyectos de infraestructura, son la rehabilitación del Sistema Cutzamala que costará 7 mil millones de pesos que cubrirá CNA en su totalidad, y el túnel emisor oriente en el DF y estado de México donde el gobierno federal aportará 13 mil 834 millones de pesos, mientras que los gobiernos del Distrito Federal y del estado de México aportarán cada uno solamente 3 mil 277 millones de pesos. También las obras del túnel emisor poniente II que costará 4 mil 875 millones de pesos y del túnel canal general con 1 mil 138 millones de pesos, que serán costeados por la federación a través del fideicomiso 1928.

 

Y qué decir del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, cuyo costo inicial se proyecta en 169,000 millones de pesos y que va a ser totalmente pagado por el gobierno federal.

 

Argumento 5:

 

En efecto, el artículo 117 de la Constitución General de la República establece (énfasis añadido):

 

“Los Estados y los Municipios no podrán contraer obligaciones o empréstitos sino cuando se destinen a inversiones públicas productivas, inclusive los que contraigan organismos descentralizados y empresas públicas, conforme a las bases que establezcan las legislaturas en una ley y por los conceptos y hasta por los montos que las mismas fijen anualmente en los respectivos presupuestos.”

 

En el caso de Monterrey VI, se ha anunciado que Agua y Drenaje de Monterrey, organismo del gobierno del Estado, asumirá la obligación de pagar 125  millones de pesos por mes durante 27 años, más el IVA correspondiente, lo que asciende a  una obligación total de 46,979 millones de pesos, y esto se pretende hacer sin que haya pasado por autorización o revisión alguna del Congreso. Tal pretensión se funda en la Ley de Asociaciones Público Privadas y en la Ley de Administración Financiera del Estado.

 

El congreso del estado aprobó el 18 de marzo de 2014 reformas a la Ley de Asociaciones Público Privadas, para establecer la exigencia de aprobación legislativa para este tipo de esquemas. Sin embargo el gobernador Medina vetó las reformas impidiendo que entraran en vigor.

 

A pesar de lo anterior, las normas constitucionales son la Ley Suprema como lo establece el artículo 133 de la propia constitución,  y no pueden ser contrariadas por disposiciones ordinarias. Por ello  se debe concluir que las  disposiciones que autoricen al gobierno del estado o a sus organismos a asumir obligaciones o empréstitos de cualquier naturaleza sin aprobación del Congreso estatal son inválidas. Estamos frente a una evidente violación constitucional.

 

Argumento 6:

 

Es realmente ridícula e inadmisible la pretensión de asumir cargas que trascenderán a más de una generación y a cinco administraciones estatales no sólo sin pasar por la autorización del congreso, sino dar con claridad todos sus detalles relevantes.

 

El hecho de que se haya asignado el contrato para llevar a cabo el proyecto a un único licitante, después de que los demás fueron descalificados, arroja sospechas adicionales sobre las razones para no transparentar la información y el procedimiento completos.

 

Un gobierno responsable y verdaderamente interesado en el bien de la comunidad convocaría a ésta a que revisara los costos, los pros y los contras de cada una de las alternativas posibles para solucionar un asunto comunitario de esta magnitud. No hacerlo habla de incompetencia o de intereses ocultos distintos de los de la comunidad.

 

 

[1] (Ver boletín en http://www.nl.gob.mx/?P=monterreyvi)

[2] consultable en (http://sgi.nl.gob.mx/Transparencia2009/Archivos/SADM000600012013A00000006.pdf)

[3] (Ver http://www.sadm.gob.mx/PortalSadm/Docs/Informecompleto2003-2009.pdf  y http://sgi.nl.gob.mx/Transparencia2009/Archivos/SADM000600012013A00000006.pdf )

[4] Ver http://seia.guanajuato.gob.mx/document/AquaForum/AF39/af3904AguaNoContabilizada.pdf

[5] Consumimos 237 litros de agua por habitante al día, mientras que en países desarrollados se consume por debajo de 180 litros al día.

[6] Ver http://www.sadm.gob.mx/PortalSadm/jsp/seccion.jsp?id=356 , http://presidencia.gob.mx/pni/proyectos.php

 

[7] Ver http://www.sadm.gob.mx/PortalSadm/jsp/prensa.jsp?id=858

 

categorias