aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

Una de las principales metas del gobierno de Claudia Sheinbaum es que al final de su sexenio todos los capitalinos tengan agua todos los días. La renovación de la red de tuberías es un primer paso. Otro, la implementación de nuevos sistemas de captación de agua, del que hay avances, pero aún es insuficiente

Texto y fotos: Arturo Contreras Camero

CIUDAD DE MÉXICO.- A doña Mago le llega el agua cada 15 días, a veces cada mes. “El agua que nos mandan está toda colorada ¡Sale toda café y a veces huele!”, asegura. Margarita Ramírez vive en la colonia Ixtlahuacán, en la alcaldía Iztapalapa, a pocos kilómetros de la salida a Puebla. Su casa está enclavada en una de las laderas del volcán de Guadalupe. Por la inclinación y la altura, es muy difícil bombear el agua hasta la vivienda, y las pipas que a veces surten no siempre pueden subir la empinada cuesta.

Doña Mago es beneficiaria de cosecha de lluvias, uno de los programas punta de la administración de Claudia Sheinbaum para que zonas marginales, como ésta, subsanen su poco acceso al agua.

La estrategia busca dejar de explotar el agua proveniente de otras cuencas, como las que importa el sistema Lerma y el Cutzamala, que proveen cerca del 40 por ciento del agua que se consume en la ciudad. Sin embargo, aún es insuficiente.

Desde hace unos meses doña Mago tiene en su casa un sistema de captación de agua de lluvia, que le permite surtir un tinaco de 2 mil 500 litros con agua filtrada, útil para limpieza, riego e incluso para bañarse, sin embargo, aún con el sistema, el agua escasea.

“Hace ocho días no me llegó el agua. No ha llovido y no he podido captar nada. Tengo que ahorrar mucho el agua. Por ejemplo, el agua que saco de la lavadora la usamos para limpiar el patio, o para los excusados”, cuenta.

Poco después de que le instalaron el sistema, cayó la lluvia, pero fueron escasas, y su tinaco apenas recibió agua. Después llegaron lluvias tan fuertes que rebasaron la capacidad del tinaco, y hasta el agua se les estaba saliendo.

“Al principio tenía miedo, no sabía ni cómo usarla”, cuenta. “¿La ocupo, la saco, la echo a la cisterna, qué le hago?”. Se preguntaba. Primero lavó su patio con el agua, después, la usó para echarla a los excusados, hasta que finalmente decidió usarla hasta para bañarse. “Esta agua me gusta más, porque está clarita, limpia. La otra está toda puerca”.

La Cosecha de lluvia no alcanza
El programa Cosecha de lluvia pretende alcanzar, este año, a 10 mil personas y hasta el momento ha llegado a casi 6 mil 500 casas. La meta al final de la administración es instalar, por lo menos, 100 mil unidades. Sin embargo, una de cada cinco personas en la ciudad no tienen acceso al agua todos los días. Algo así como un millón 700 mil personas.

Aunque todas estas personas quisieran instalar sistemas de captación de lluvia, no todas las casas de la ciudad son aptas para implementarlos. Y paradójicamente el escepticismo de las personas ante este tipo de opciones también juega en contra.

Para combatir este tipo de problemas, Nabani Vera, director de comunicación de Isla Urbana, la empresa que desarrolló y está instalando los sistemas de captación de lluvia en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente, reconoce que han tenido que desarrollar un sistema de “evangelización” hídrica.

“Perecemos testigos de Jehová. Vamos tocando timbres diciendo: ‘señora, me permite un momento para hablar de la captación de lluvia’. La gente no está muy enterada, creo que ahí se podría hacer más, desde los medios de comunicación hasta la sociedad civil. Hacer un esfuerzo para que, si te ofrecen un sistema de captación, tú lo estés esperando”…

Continuar lectura en https://piedepagina.mx/agua-para-todos-reto-pendiente-de-sheinbaum/

 

categorias