aguaparatodxsmx@gmail.com

head-ads1

¿Ya no habrá más fracking en México?

La fracturación hidráulica, técnica de extracción de hidrocarburos sumamente tóxica y depredadora del medio ambiente, es una práctica generalizada en México. El gobierno federal enfrenta un gran reto y compromiso ambiental para cumplir con la promesa del Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales: no habrá más fracking en México. Desde CartoCrítica, celebramos la declaración y conminamos a que se tomen las acciones legales correspondientes para que esta demanda social sea satisfecha. ¿De qué tamaño es el reto? 

En México, la fracturación hidráulica comenzó a utilizarse el 26 de enero de 1996, en el pozo Jacinto-5, en Tabasco; antes de que terminara ese año, ya se habían fracturado otros 11 pozos adicionales, en Veracruz, Tamaulipas y Nuevo León, que sumaban un total de 16 fracturaciones. Desde entonces y hasta principios del 2016 (corte de la información recibida de CNH, 2018), uno de cada cuatro pozos petroleros en el país (24.3%) ha sido fracturado hidráulicamente en algún momento de su vida productiva, es decir que un total de 7,879 pozos de los 32,464 existentes han sido fracturados (CNH, 2018). Pero la intensidad en el uso de la técnica cambia en cada región, ya que un mismo pozo puede ser fracturado múltiples veces en su vida productiva. La fracturación hidráulica normalmente ocurre al inicio, en la etapa de preparación (“terminación”) del pozo, pero también puede ocurrir meses o años después de haber iniciado su producción, como parte de “reparaciones mayores” cuando la productividad de un pozo disminuye. De modo que en los 7,879 pozos fracturados se han realizado 36,159 fracturaciones. Esto da una media nacional de 4.6 fracturaciones por cada pozo que haya utilizado esta técnica.

Hasta inicios del 2016, el pozo Cougar-11 en Coahuila es el pozo individual que acumulaba el mayor número de fracturas en el país, con un total de 104 fracturamientos realizados en apenas en un lapso de 24 días a finales del 2014. Le siguen los pozos Presidente Alemán-1336, San Andrés-5044 y Furbero-1559, los tres en Veracruz, con 93, 85 y 70 fracturaciones en cada pozo.

La intensidad en el uso del fracking puede cambiar radicalmente de un pozo a otro, según la geología del yacimiento así como la dirección del pozo. A grandes rasgos, podemos hablar de tres tipos de dirección: los pozos verticales, los pozos horizontales, y los pozos direccionales o desviados (en diagonal, sinusoidal, etc.). Cada pozo busca entrar en contacto con el yacimiento de la manera más eficiente para la extracción del hidrocarburo… Continuar lectura https://cartocritica.org.mx/2019/actualidad-de-la-fracturacion-hidraulica-en-mexico/

 

categorias